La osteoartritis o comúnmente conocida como “desgaste” de las articulaciones, es la enfermedad articular más común y afecta por lo general a personas de mediana a avanzada edad.

Es la principal causa de discapacidad en personas de edad avanzada. Si bien no tiene cura, la evolución suele ser lenta y con modificaciones en el estilo de vida, ejercicio y en ocasiones tratamiento farmacológico, puede lograrse que disminuya el dolor (cuando se presenta), la progresión de la enfermedad y por lo tanto evitar que tenga impacto negativo en la calidad de vida y función del paciente.

Se produce cuando el cartílago de la articulación (el tejido que protege los extremos de los huesos entre las articulaciones) se deteriora, empieza a perderse y a exponer el hueso que está por debajo de este.
Paulatinamente va disminuyendo el espacio de las articulaciones, lo que puede llevar a roce de las superficies de los huesos y favorecer la estimulación de formación de hueso (osteofitos) en los bordes óseos, que en ocasiones pueden ser detectados a simple vista como en el caso de los dedos. Las alteraciones en el cartílago y huesos, con el tiempo pueden llevar a deterioro de los ligamentos, tendones y la membrana sinovial (que cubre la articulación) acompañándose en ocasiones de inflamación, misma que suele ser leve en comparación con otras enfermedades reumáticas.

Derechos reservados - Copyright © 2015 Colegio Mexicano de Reumatología - Aviso de Privacidad