Un reumatólogo es un médico internista que se dedica al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del aparato locomotor, constituido a su vez por el conjunto de huesos, músculos y articulaciones. Estas enfermedades del aparato locomotor se llaman también enfermedades reumáticas, y son un conjunto de alrededor de 200 procesos médicos, antaño considerados erróneamente como leves ya que pueden invalidar, y también poner en riesgo la vida del paciente. Las enfermedades reumáticas más frecuentes son la artrosis, el dolor lumbar crónico, la osteoporosis, los diferentes tipos de artritis (reumatoide, espondilitis, colagenosis, gota...), las tendinitis y la fibromialgia.
El reumatólogo se forma en Unidades Docentes de Reumatología, que habitualmente tienen su base en Servicios Hospitalarios, en los que sigue un programa específico de 4 años de duración. Habitualmente, inicia su preparación básica en Medicina Interna (2 años) para después incorporarse a los Servicios de Reumatología (2 años) donde aprende a reconocer y tratar los síndromes y enfermedades específicos de la especialidad, así como las técnicas de la misma. Opcionalmente, durante el último año de su formación puede rotar por centros especializados en determinadas patologías de alta complejidad, como Unidades del Dolor, Reumatismos Infantiles o Trastornos del Tejido Conectivo y Vasculitis. Son complementos de gran importancia en la formación integral del reumatólogo, la metodología de la investigación, la evaluación de la evidencia científica, y los aspectos éticos y legales de la práctica profesional. Finalmente, en la formación del reumatólogo actual no pueden dejarse de lado los conocimientos básicos en los aspectos económicos de los métodos diagnósticos y terapéuticos, y los de calidad de vida para el paciente que dichos métodos implican.

Derechos reservados - Copyright © 2015 Colegio Mexicano de Reumatología - Aviso de Privacidad